Gestación y parto de la hembra chihuahua

por | septiembre 5, 2014

El Chihuahua es una raza muy apreciada por su gran devoción hacia su dueño y su personalidad enérgica, ya que es un perro vivaz e inteligente. Es un perro muy carismático, noble y de temperamento dulce que jamás te hará sentirte solo en tu hogar, pues siempre buscará llamar tu atención; y cuando tu cachorrita se encuentre en estado, requerirá tu atención más que nunca. Su gestación tendrá una duración mínima de 58 días y máxima de 65, produciéndose un parto prematuro en caso de ser un periodo menor, una circunstancia que suele darse poco a menudo en esta raza. Lo más frecuente es que los partos sean algo más tardíos.

Lo más aconsejable para el periodo de gestación del Chihuahua son los paseos frecuentes, que serán altamente beneficiosos para la gestante y los fetos. También será necesario enriquecer aún más su alimentación, no en cuanto a la cantidad sino a la calidad en el último periodo de gestación y mientras los cachorros sigan alimentándose de la madre. Durante el periodo prenatal del cachorro, que va desde la concepción hasta el parto, el feto permanecerá en el útero y se verá influenciado por el estrés de la madre. Es por esto que se deberá mimar, cuidar y acariciar a la gestante para ayudar a que tanto la madre como los cachorros sean más dóciles y tengan un comportamiento mucho más equilibrado.

En razas pequeñas como es esta, el parto será un proceso complicado. Una semana antes del parto, destinaremos a la madre un lugar adecuado suficientemente grande para que quepan todos ellos, del que no la moveremos hasta que se produzca el destete de los cachorros, ya que si tras el parto los trasladásemos la madre podría llegar a rechazarlos.
La semana previa al parto comenzará a tener leche, y unos días antes habrá dado señales de inquietud que indican la cercanía del parto, como es el rascar el suelo, las paredes o destrozar cualquier objeto a su paso. Un parto normal debería durar entre 5 y 24 horas, prolongándose hasta las 36 en caso de madres primerizas. La temperatura corporal será indicativo del parto, ya que descenderá significativamente por debajo de lo normal, pasando de los 39 a los 37 grados o menos, debiendo acompañarla desde el momento en el que reparemos en este cambio de temperatura. El parto resulta más fácil si está tranquila y vigilada discretamente por la persona que le dé más confianza, para que se relaje y comience a dilatar.

Al comenzar el parto se produce la ruptura de aguas, cuando el saco amniótico libera su contenido. Desde la ruptura de la bolsa de líquido a la expulsión del cachorro pueden transcurrir dos horas. Cuando llegue la hora de dar a luz un cachorro, la perra comenzara a empujar en pequeños intervalos de dos a tres minutos, arqueara la cola hacia abajo y meterá los riñones. Mientras la situación transcurra con normalidad, si la madre jadea y escarba, no debemos ponernos nerviosos, pues la hembra detecta nuestro estado y se puede alterar; pero si la vemos empujar en pequeños intervalos de dos a tres minutos y el cachorro no sale, deberemos acudir inmediatamente al veterinario, pues seguramente haya que practicarle una cesárea.

Conforme el cachorro va recorriendo el canal del parto, apreciaremos que los dolores son más intensos y al mismo tiempo más continuos, los dolores la obligan a levantarse, vemos como mete los riñones para empujar y arquea aún más la cola, el cachorro comienza a presionar desde el interior y vemos como se abulta la zona de alrededor de la vulva  que se ensancha, el cachorro está bien situado en el canal y comienza a asomar envuelto en la placenta, si observamos que viene de cabeza, dejamos que todo transcurra con normalidad.

Mientras observemos que la bolsa está intacta, esperamos a las siguientes contracciones y que el cachorro nazca por sí mismo. Ahora bien, en caso de que la bolsa se rompa antes de salir, le despejaremos la boca al cachorro para que pueda respirar. Una vez ha nacido el cachorro, la hembra procederá a abrir la placenta, si no fuese así, nos ocuparemos nosotros de hacerlo. Para ello, abriremos nosotros mismo la bolsa, tomaremos la precaución de poner al cachorro boca abajo y romperemos la bolsa a la altura de la boca, así evitaremos que trague líquido amniótico.

A veces puede pasar que nazca el cachorro y la placenta se quede dentro, entonces deberemos coger con cuidado el cordón umbilical y tiraremos con suavidad para sacarla. Si la madre tampoco muestra iniciativa de cortar el cordón umbilical, otra vez nos tocara desempeñar el papel de la madre, para ello ataremos el cordón con un hilo a unos 6 milímetros del ombligo y cortaremos el cordón umbilical siempre por fuera, o sea entre el hilo y la placenta, nunca entre el cachorro y el hilo. No cortaremos inmediatamente el cordón umbilical; debemos esperar un par de minutos desde que nace para dar al cachorro la posibilidad de recibir toda la sangre de la placenta. Luego abriremos delicadamente la boca del cachorro, le quitaremos la mucosidad y sujetaremos al recién nacido boca abajo, sacudiéndolo si es necesario para que empiece a respirar.

Una vez separada la placenta del cachorro se le da a la madre para que se la coma, si es grande se trocea con la tijera. Es importante que la madre se coma las placentas, lo normal es hasta tres, esto ayudara a la bajada de la leche, tampoco es conveniente que coma más, pues podría sentarle mal y producirle diarreas. Jamás daremos la placenta de un cachorro que haya nacido muerto, pues podría provocar a la madre una infección, es muy importante contar las placentas, si alguna se ha quedado dentro, la madre la expulsara, pero si no lo hiciese podría provocar una infección en ella, por ello insistimos en que hay que contar las placentas, al final deberemos contar igual número de placentas que de cachorros.

Un consejo es que si los partos disponemos de un rollo de papel de cocina para cuando nace el cachorro y ya sin la placenta poder secarlo bien, después se lo pasamos a la madre para que lo lama impregnándolo de su olor y lo estimule. La perra al lamer el feto estimula su función cardio-respiratoria. Durante las primeras horas no habrá que perder de vista la camada y observar que todos los cachorros se enganchan bien a la mama, en caso de que alguno no mame, hay que ponerlo hasta que lo haga por sí mismo. En algunos cachorros, esta operación puede llegar a ser agotadora, una vez que te has asegurado de que ha mamado, tienes que observarlo y si a las dos horas no se ha vuelto a enganchar, hay que volver a ponerlo.

Si un cachorro viene asomando las patas traseras, hay que extremar el cuidado, procurando que la bolsa no se rompa porque en caso de que se rompiese, el cachorro comenzaría a intentar respirar, necesita oxígeno y si la cabeza está dentro del útero se ahogara con el líquido amniótico. A pesar de venir de culo muchos nacen sin dificultad, pero en otros casos no es así, en ese caso hemos de coger al cachorro y estirar de él, con suavidad, energía y firmeza, lo más rápido posible, ya que solo disponemos de 20 segundos para poder sacarlo con vida. Los cachorros van naciendo en general de forma irregular; así entre el nacimiento de uno y el del siguiente, pueden transcurrir 20 minutos, una hora o más.

Si el parto se alargara y la perra comenzara a dar signos de cansancio y agotamiento, le prepararemos un vaso de leche bien cargado de café, con azúcar y una yema de huevo, lo que la ayudara a reponer fuerzas. Una vez que han nacido los cachorros, la temperatura donde se hallan debe estar en unos 25ºC-30ºC, para evitar que estos cojan frio, dado que al nacer los cachorros son incapaces de regular su temperatura corporal. Asimismo deberemos evitar que haga un calor sofocante, pues la madre podría abandonar a sus cachorros para ir en busca de un lugar más fresco. Después del parto, podemos limpiar el vientre, mamas y vulva con una esponja suave y agua con un poco de jabón y después aclarar, continuando con estos cuidados y velando por su bienestar.

10 pensamientos en “Gestación y parto de la hembra chihuahua

  1. Maria del Carmen

    Muy buenos sus comentarios y consejos me ayudan mucho, pues mi perrita debe parir sobre el dia 11 de mayo, estoy algo nerviosa y preocupada, pues trae 4 perritos.

    Responder
  2. Diose

    Ya mi perrita Amy tuvo a sus cachorros, son hermosos, y se porto muy valiente y tranquila

    Responder
  3. Venus Loya Palomino

    Es muy buena la información pero me podías ayudar es que tengo una chihuahua que va tener cachorros y el papá de esos perritos es muy cabezón y un poco mas grande que mi perrita también es chihuahua entonces crees que necesite que la operen o que la naturaleza se encargue 🙁

    Responder
  4. adrian zepeda

    Ola mi perrita es primeriza lo cual no se nota q esta embarazada pero ya lleve al veterinario y me dise q esta embarazada q tiene 39 d gestación estará embarazada o no las tetas han crecido un poco se siente algo que se mueve adentro de ella ..pero no se nota que este embarazada .ayudenme saquenme de la duda

    Responder
  5. ANDREA JAQUELINE

    Bueno yo estoy un poco maaas nerviosa que las demas cabe de mencionar que mis dos chihuahueñas se preñaron al mismo tiempo oseeea tengo a doooos embarazadas una es primerisa y otra no tengo mucho miedo que se alivien las dos juntas jejeje

    Responder
  6. Fran

    Gracias por los comentarios, ya tengo algunos conocimientos para cuando le llegue el momento a mi Nala.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *